Cómo elegir un SAI

Publicado por: Hiper Shops En: Protección eléctrica El: miércoles, 16 de noviembre de 2016 Comentarios: 0 Visitas: 8688

En este artículo aprenderás a seleccionar el SAI que mejor se ajuste a tus necesidades en función de los equipos que necesites proteger, su consumo y el tiempo de autonomía requerido.

En caso de que todavía no tengas muy claro la protección que necesitas o las diferencias entre las diferentes tecnologías de SAI que existen en el mercado, te recomendamos que eches un vistazo a las siguientes páginas en donde encontrarás información muy útil para solucionar esas dudas:

Dimensionamiento de un SAI / UPS

1.- Cálculo del consumo de tus dispositivos en VA

Los SAI se clasifican en función de la Potencia aparente 'S' que pueden ofrecer medida en voltamperios (VA). Esta magnitud se relaciona con la potencia real 'P', medida en vatios (W), mediante el Factor de potencia (FA, f.d.p. ó coseno de φ).

En caso de que conozcas el consumo de algunos de tus dispositivos en voltamperios (VA), solo tienes que sumarlos todos. Si, por otro lado, conoces el consumo de otros dispositivos en vatios (W), debes dividir el valor total por el Factor de potencia:

VA = W / FA

El Factor de potencia lo fija el SAI y varía en función de la tipología, gama y modelo de SAI. Cuanto más alto es este valor más eficiente es el SAI, más potencia real (W) ofrece para proteger equipos y menos energía consumirá al alimentarlos. Por ejemplo, un SAI básico con una capacidad de 1000VA, puede ofrecer 600W reales mientras que uno más eficiente puede llegar a ofrecer 900W reales con los mismos 1000VA. Los SAI básicos tienen un Factor de potencia de 0,6 y los profesionales en torno al 0,8 - 0,9. Si todavía no tienes decidida la gama de SAI que vas a adquirir, puedes usar un FA = 0,6 sin miedo a equivocarte y más tarde, cuando hayas preseleccionado varios equipos, volver a ajustarlo.

Si no conoces el consumo de tus dispositivos, consulta el manual de usuario o las etiquetas con las características eléctricas que suele estar junto a la fuente de alimentación o transformador. En ambos lugares, puedes encontrar la potencia en W o la corriente en amperios (A) y el voltaje (V) de trabajo (el voltaje nominal en España es 230V). En este caso, puedes calcular fácilmente el consumo de la siguiente manera:

VA = V x A

Suma todos los valores en voltiamperios (VA) para conseguir el consumo aparente total de todos tus dispositivos.

2.- Cálculo de la potencia mínima del SAI

En caso de que los dispositivos que tengas que proteger sean electrónicos o tengan un consumo constante durante todo su funcionamiento, añade un 20% de margen de seguridad al consumo calculado en VA en el apartado anterior:

Carga = VA x 1,2 (margen)

Este margen se incluye para evitar que el SAI se sobrecargue frente a demandas de potencia puntuales de tus dispositivos y garantizar que trabaje en un punto cómodo para que dure mucho tiempo.

En caso de que tengas previstas futuras ampliaciones o quieras dejar margen por si acaso, este es el momento oportuno. Una vez que adquieras el equipo el coste de ampliación suele ser mayor que el coste de adquirir un equipo ligeramente sobredimensionado. Para potencias elevadas (a partir de 20 KVA) existen SAI modulares que permiten ir ampliando la capacidad del sistema de 20 en 20KVA, para ir cubriendo las ampliaciones previstas de potencia.

Nota importante: El SAI debe estar dimensionado para soportar el consumo máximo de potencia que puedan demandar todos los dispositivos conectados a la vez, aunque la mayoría del tiempo no se enciendan, no lo hagan al mismo tiempo o su consumo normal sea menor que el máximo. Si necesitas proteger un equipo con motores eléctricos o bombas, ten en cuenta que el consumo de estos elementos al arrancar puede multiplicar entre 3 y 5 veces su potencia nominal. Para dimensionar adecuadamente el SAI en estos casos, te recomendamos que consultes el consumo máximo del aparato o lo midas con una pinza amperimétrica o medidor de consumo. 

Otros aspectos importantes

a.- Consumos usuales

Para que tengas una referencia a la hora de comprar un SAI, un PC doméstico o de uso ofimático moderno (Internet, Office, correo electrónico, películas y música) consume entre 100W y 200W con su monitor LED. En caso de que el equipo sea más antiguo o monte componentes avanzados, este consumo podría subir hasta los 300W.

En caso de que tu equipo sea un PC preparado para gaming o una estación de trabajo, no recomendamos un SAI inferior a los 500W para soportar el uso intensivo del PC y tener un tiempo de autonomía suficiente para terminar las tareas, guardar el trabajo y apagar el equipo.

Los servidores NAS, por su parte, suelen tener consumos de entre 30W y 50W para modelos de una a 4 bahías y de 50W a 100W para modelos de 4 a 8 bahías. Para modelos profesionales y/o de más bahías, lo mejor es consultar las especificaciones técnicas en el manual o la página del fabricante.

Por último, otros equipos domésticos como los modem/router WIFI / fibra están consumiendo alrededor de los 25W.

b.- Tiempo de respaldo o autonomía de un SAI

Un SAI correctamente dimensionado proporciona entre 5 y 10 minutos de autonomía, aunque siempre depende de la carga que tenga conectada. Cuando se necesita un tiempo de respaldo superior, puedes seleccionar una de las siguientes opciones:

  • Elegir un modelo de SAI más grande que generalmente montará más baterías o de más capacidad. 
  • Adquirir módulos de baterías compatibles con el SAI. Esta opción solo suele estar disponible en los SAI in-line profesionales y los SAI on-line a partir de los 3KVA.
  • Adquirir un Sistema de Alimentación de Emergencia o EPS que permite conectar de forma externa las baterías que uno necesite para conseguir la autonomía deseada. Puedes encontrar más información sobre estos equipos en la siguiente página web:

c.- Ordenadores o servidores con fuentes de alimentación con PFC activo y equipos Mac

Para funcionar correctamente, las fuentes con PFC activo necesitan una alimentación con forma de onda sinusoidal pura, por lo que es necesario un SAI / UPS con esta característica para protegerlas.

Las fuentes de alimentación conmutadas con corrección del factor de potencia (o PFC del inglés Control Power Factor) son un tipo de fuentes diseñadas para compensar la Potencia reactiva (VAr) consumida por bobinas y condensadores e intentar consumir únicamente Potencia real (W). Hay dos formas de corregir el factor de potencia: de forma pasiva y de forma activa, siendo esta última la más eficiente (hasta 95% frente a un 80% con PFC pasivo o 60% sin PFC).

Los ordenadores de Apple modernos, como los iMac, Mac Pro y Mac Mini, montan este tipo de fuentes de alimentación y necesitan una SAI sinusoidal para protegerlos. Además, los SAI CyberPower, se integran a la perfección con el entorno Mac OSX y el equipo lo reconocerá en cuanto lo conectes por USB sin necesidad de instalar el software. Puedes consultar nuestro artículo Qué SAI comprar para Mac en nuestro blog para tener más información al respecto.

Los PC preparados para gaming y los servidores suelen montar también fuentes con PFC activo para poder entregar más potencia con mejores niveles de calidad y eficiencia. En este sentido, estos equipos también necesitan un SAI con onda senoidal pura en modo batería para funcionar correctamente.

d.- Servidores NAS

Los servidores NAS tienen un consumo pequeño en comparación con un PC pero, por otra parte, son más delicados a la hora de apagarse y necesitan un tiempo de autonomía mayor, especialmente si están configurados en RAID. Un SAI de 600VA - 650VA que monte una batería de 12V y 7Ah puede ser suficiente para equipos NAS de una a 4 bahías y un modelo de 800VA - 850VA que monte una batería de 12V y 9Ah para modelos más potentes.

Otro punto interesante es elegir un SAI que permita al NAS apagarse de forma controlada durante cortes de luz prolongados. Para ello, es necesario que el S.O. del NAS reconozca al SAI y que el SAI tenga conexión USB para conectarse al NAS. La configuración más sencilla para utilizar esta función es tener el NAS conectado por USB directamente al SAI. Una vez conectado, el NAS reconocerá el SAI y en el panel de configuración del NAS se podrá configurar y programar el apagado automático del NAS cuando, por ejemplo, el SAI se vaya a quedar sin baterías. 

Normalmente, las marcas APC y CyberPower son reconocidas por los fabricantes de NAS más importantes. De todas formas, para conocer todos los modelos, es necesario entrar en la página de soporte del fabricante del NAS y buscar SAI o UPS compatibles.

e.- Motores eléctricos, bombas y calderas

Los motores eléctricos, bombas y calderas que monten alguno de estos componentes, necesitan un SAI con salida sinusoidal pura para funcionar correctamente. En caso de que el consumo en pico de estas cargas no sobrepase los 2000VA, existen SAI in-line sinusoidales ideales para estas aplicaciones por un precio ajustado. Por encima de esta potencia o para tiempos de autonomía largos, hay que pasar a modelos on-line que, aparte de poder manejar más carga, montan más baterías.

Otro concepto importante para dimensionar un SAI para proteger bombas y motores eléctricos es la potencia pico que demandan al arrancar. Normalmente, estos equipos necesitan una potencia superior a la potencia nominal (la que consumen cuando se estabilizan) cuando empiezan a funcionar. Este pico de potencia suele ser de unas 3 - 5 veces la potencia nominal y es importante que el SAI sea capaz de gestionarlo, aunque se produzca pocas veces. Puedes consultar la potencia en el manual del equipo o en la etiqueta de especificaciones eléctricas.

f.- Ruido

Debido a que un SAI integra componentes y electrónica que manejan potencias moderadas o elevadas, debe poder refrigerarse y para ello monta uno o varios ventiladores dependiendo del modelo. Estos ventiladores generalmente van a girar a diferentes velocidades en función de varios condicionantes:

  • Nivel de carga del SAI.
  • Si tiene activado el estabilizador AVR en el caso de los SAI in-line.
  • Si está en modo batería.
  • Si está cargando las baterías.

Generalmente, los SAI on-line necesitan más refrigeración porque están generando la señal continuamente, mientras que los SAI in-line, necesitan ventilar con más energía durante los cortes de luz. Por tanto, los SAI in-line son más adecuados para colocar junto a puestos de trabajo. En el caso de que se requiera proteger equipos dentro de un estudio de grabación o equipos de consumo elevado junto a puestos de trabajo, es recomendado instalar un SAI in-line profesional. Estos modelos se fabrican con componentes y procesos de mejor calidad que los hacen más eficientes y silenciosos.

Etiquetas: SAI

Comentarios

Escribe un comentario